Logo
Novedades Infraestructura Cómo migrar a la nube: la importancia de una estrategia a medida para tener éxito

Cómo migrar a la nube: la importancia de una estrategia a medida para tener éxito

15 Jul, 2024 · 3 min de lectura

Share

Facebook Twitter Linkedin

La migración a la nube es un proceso esencial para todo tipo de organización que busque transformarse digitalmente. Entre algunas de las principales ventajas de hacerlo, podemos mencionar el aumento de la agilidad y la escalabilidad, la reducción de costos, la accesibilidad global, mayor seguridad y resiliencia, la innovación continua, entre otras. Si querés conocer más sobre este tema, podés leer nuestro artículo sobre los beneficios y el impacto de implementar soluciones Cloud. 


Sin embargo, para que esta transición sea exitosa, es crucial adoptar una estrategia planificada a medida. A continuación, te contamos cómo preparar la migración a la nube y cuáles son las opciones que podés implementar, según las necesidades de tu negocio.


Antes de comenzar con la migración, es fundamental realizar una evaluación exhaustiva de la infraestructura actual y definir los objetivos de la migración. Esto implica realizar un inventario de todas las aplicaciones, servicios y datos existentes, identificar las dependencias entre aplicaciones y servicios para minimizar interrupciones, analizar los costos actuales y compararlos con los proyectados en la nube, entre otras cuestiones. 


Una vez que esta evaluación se llevó a cabo, podrás optar por alguna de estas diferentes estrategias de migración, dependiendo los resultados del análisis anterior y las necesidades detectadas: 


- Rehost: este enfoque, también llamado Lift and Shift, traslada las aplicaciones a la nube tal como están y facilita la transición sin necesidad de realizar cambios significativos.


- Refactor: optimiza las aplicaciones para que se adapten mejor al entorno de la nube y poder aprovechar en mayor medida sus beneficios.


- Relocate: transfiere una gran cantidad de servidores, que comprenden una o más aplicaciones, desde un centro de datos local a una versión en la nube de la plataforma.


- Replatform: se introduce cierto nivel de optimización para hacer funcionar la aplicación de manera eficiente, reducir los costos o aprovechar las capacidades de la nube. 


- Repurchase: reemplaza la aplicación por una versión o un producto diferente que ofrezca los beneficios de la nube.


- Retain: implica mantener ciertas aplicaciones o datos en la infraestructura local mientras se migran otras a la nube


- Retire: hace referencia a desmantelar aplicaciones, servicios o datos que ya no son relevantes o necesarios


En todo este proceso, la elección del partner tecnológico que implemente la migración es clave. Entre algunos factores a considerar, te recomendamos analizar su fiabilidad y seguridad, los costos, el soporte y servicios adicionales que te ofrezcan, entre otros aspectos. Si querés conocer más sobre nuestro Cloud Studio, ingresá acá.


La migración a la nube es compleja, requiere una planificación cuidadosa y una ejecución meticulosa. Con una evaluación adecuada, una estrategia clara y una gestión proactiva, las organizaciones pueden transformar su infraestructura y posicionarse para el éxito.

Share

Facebook Twitter Linkedin